“Desolados”, la inquietante belleza de la desolación.

LAS RAZONES DEL BLOG

Una “Gran Depresión” se ha instalado sin permiso en nuestras casas desde hace ya demasiado tiempo.Víctimas de un Tsunami previsto pero interesadamente ocultado, padecemos una mala resaca de alcohol barato después de una gran juerga.

Nuestro Estado del bienestar se desmorona en una crisis no sólo económica sino también de calado social.

No voy a arrepentirme de la atracción que la desolación provoca en mí.

Fotografío la desolación porque la tengo cerca.

Fotografío su belleza porque no puedo evitarlo.

04/08/2012 - Â¿Dónde está Wally?
06/08/2012 - *ESPARTA


Esta tierra sola y llana se me va
clavando en la carne y ya no tengo
remedio.
A veces, pues vivo entre la ingenuidad
y el desamparo
como funambulista de vuelo
raso, me pregunto quién inventó
que de aquí ha emigrado la vida, estando
como están moviendo los almendros, las yemas
a punto de nieve, solana en los tejados
              y ventisca a la puerta y la gatera.
Lagartijas en flor vigilan el centeno
y te abrazo para ir
siendo:               en la precisión
de la gévena           te encuentro
anudado como sarmiento y cepellón.

Somos tan humildemente altivos, tan excelsamente
insignificantes bajo el cielo liso
                                         y sin protesta…
que en un arranque de vehemencia voy
y te cuento: (-ser cada vez más
como briznas de hierba en el prado
                                          del universo).
             Tú te ríes con razón de la falta de la mía
-te ríes con labios
que parecen míos-, yo me dejo
llevar por el ofiuco, las aves del cielo
retornable. Y deletreo


dúctilmente sus grandes     abiertas uves
de
                        viento
                                    ventura
                                                  vida
                                                          violín 
                                                                     vaivenes 
                                                        ventana
                                              veleta
                                 voltereta.
                    Verdes
son los amentos.            Cielos violetas.


                        Pero luego están (además)
                        los otros: jornadas plomizas en que se nos cuelga
                        la penumbra
                        (también ella sabe resistir a pesar del viento).
                        Se cuelga, digo, de los bordes de las cosas, hilvana
                        con su cordón de fondo los días que parecen no estrenar 
            sino algo parecido a la desesperanza.
            Y es entonces que se hacen
            escasos los sustantivos, entonces cuando pido
            (por caridad)
             la conjugación
de ciertos –otros– verbos, cuando amanezco
sin frente, aliados
contra
mi cabeza
los columpios relucientes (impecables
de tan poco uso), el silencio
en demasía, los excesos del invierno.

Y pienso,
por no irnos,
que quizá debería explicarte que el desarrollo
del mundo rural es una disyuntiva
esencial en el marco
de la política regional y comunitaria… A ver si empuñando
la urticante verborrea que nos crece
en los hemiciclos acosamos
hasta derribarla la soledad
de esta Esparta,

                                        y entre los dos nos vamos
                                        curando
                                        de tanta falta 
                                                                                   de niño.

                                                                                                                Susana Gómez Redondo

11/08/2012 - El patrimonio abandonado

También nuestro patrimonio forma parte de la maldita herencia recibida.

18/08/2012 - Malas hierbas de estío
25/08/2012 - Y por si fuera poco...
     Jose Antonio Díaz © 2017